Un día en la vida del pipero


Nota inicial: Este artículo es fruto de una detallada observación de esta fascinante especie (homo non sapiens piperus), autóctona del Santiago Bernabéu y aledaños, y en menor medida, Twitter. Tras asistir al partido que enfrentó al Real Madrid y a la Real Sociedad, y escuchar los pitidos que una parte de la afición dirigió a Gareth Bale tras dar una asistencia de gol, el autor cree haber captado las pautas que rigen la vida de un individuo perteneciente a este colectivo. Gran parte de lo que aquí voy a transcribir son opiniones reales, oídas a viva voz, o leídas en Twitter. Por cierto, esto una sátira. Las opiniones que vierte aquí el Pipero X están en las antípodas de las de su autor, así que ahorrénse el cabreo y disfruténlo como lo que es.

16:05: Llegada al Bernabéu. Los piperos siempre llegamos tarde por dos motivos. En primer lugar, nos ahorramos la cola al entrar, y en segundo, evitamos tener que escuchar a esos individuos de la "grada de animación" cantando el himno. Como todo el mundo sabe gracias a la labor de investigación de Relaño, esos son de Ultras Sur. En el Marca han dicho que juega Jesé porque Bale tiene una hernia.

16:06: Me cago en la leche. El abonado de al lado se ha traído a su hijo y el chaval se ha puesto a animar. Qué molestos son los críos. Juega Bale.

16:07-16:27: No hay delicia mayor que comer pipas en el Bernabéu mientras que me enchufo la radio con Manolo Lama. Ojalá hubiera más madridistas de verdad como el Sr. Lama, un señor hecho y derecho. El chaval sigue animando. Tiene cara de mouriñista.

16:28: Benzema manda un balón al palo. Qué malo es el cabrón. Si ya lo decía yo. La delantera del Madrid tiene que ser Higuaín y Morata (español y canterano, qué más se puede pedir). El niño me pregunta que por qué pito a un jugador de mi equipo, y yo le digo la verdad: "coño, pues que es un vago, además de gabacho, y con lo que pago por mi entrada me he ganado el derecho a pitarle". Creo que no me entiende.

16:30: Golazo de Benzema. Qué bueno es el cabrón. Si eso ya lo decía yo. El chaval, no sé por qué, me mira raro.

16:31: Bale recupera el balón, pero falla el pase. Hora de los pitos.

16:32: Debate con mis compañeros del sector. Al final, todos estamos de acuerdo en que Cristiano es un chulo y un prepotente, y que dos partidos de sanción son pocos. Ojalá tuviésemos un Xavi o un Iniesta, o mejor, ojalá ficharan por el Madrid. Lo suyo sí que es señorío.

16:33: El Madrid aprieta, pero no acaba de meter el segundo. Todo es culpa del Maurriño ese que corrompió al Madrid. El Ancheloti es un pusilánime que pone al cojo de Bale. Ojalá tuviésemos un entrenador como Dios manda, como Del Bosque, Paco Jémez o el mejor de todos: Pep Guardiola.

16:35: Hora de levantarse del asiento, que sólo quedan diez minutos para el descanso y hay que hacer hueco en la cola del bar.

16:38: Gol. Por la megafonía oigo que ha sido de Bale. Habrá sido de rebote, porque el patapalo no sabe hacer otra cosa.

16:50: Ya en el asiento, con mis cervezas fresquitas, me dicen que el gol de Bale ha sido otro golazo, clavándola por la escuadra desde casi treinta metros. Suerte tenemos todos. Es más, eso ya lo hizo uno de los jugadores más incomprendidos de la historia (Drenthe), que fue fichado por el mejor presidente de la historia del Madrid: Don Ramón Calderón.

16:52: Saco el libro y empiezo a leer. Qué bien se lee en el Bernabéu, y más desde que echaron a esos ruidosos Ultras que animaban al equipo. Queremos ver tranquilitos el fútbol, coño.

16:54: Dice Lama que Bale es uno de los jugadores más sobrevalorados de la historia y que está bien que el público le silbe, al fin y al cabo, el público es soberano. La lectura, el libro que todo macho ibérico ha de leer: 50 sombras de Gray. Interesante, pero sigo sin entender qué es eso del fisting.

17:05: Dejo de leer, y veo que la segunda parte ya lleva tres minutos. Un tiro lejano, sin peligro, del rival se le escapa a Casillas y entra. 2-1. Oigo cómo unos indeseables silban al eterno capitán. Con todo lo que nos ha dado, desagradecidos. El niño me pregunta que por qué no silbo a Casillas y, sin que el padre me vea, le suelto una colleja. Impertinente.

17:06: Manolo Lama dice que no hay público moralmente legitimado para silbar a un jugador del Madrid, y mucho menos a Casillas, que lo ha dado todo por la Roja. Estoy de acuerdo. Valdano habla durante diez minutos y dice algo que no entiendo, pero si lo dice Valdano, será verdad. Ojalá él fuera presidente del Madrid.

17:10: Calienta Arbeloa. Mourriñista. Traidor. Cono de mierda. Más pitos. El niño se ha movido un par de asientos y está fuera de mi radio de acción.

17:15: Golazo de Bale de falta. 3-1. Sigue siendo un cojo herniado. Me he quedado con ganas de pitarle un poco, pero como no es momento, pito a Benzema. Martín Vázquez las tiraba mejor y, además, era español.

17:17: Ojalá vendan a Modric y a Cristiano. Navas y De las Cuevas, esos sí que son jugadorazos.

17:20: Es mi momento. Elevo mi pancarta rosa en la que saludo a los Manolos. A ver si me sacan en el programa de mañana. Esos sí que son periodistas de verdad.

17:23: Benzema falla otro pase, y casi muero atragantado por intentar pitar con una pipa en la boca. Vivo al límite.

17:25: Cambio en ambos equipos. El jugador rival que entra jugó en la Selección el pasado Mundial. Me pongo en pie y aplaudo, que eso es señorío. En el Madrid, entra Arbeloa. Pitos, que es de Mou (esta vez, sin pipas).

17:30: Aunque quede cuarto de hora, me levanto y me voy, que tengo que pillar el Metro y esto está hecho. A ver si van a pensar que me voy a quedar hasta el final. La gente está loca. El chaval de antes está de pie, cantando y animando. Es molesto incluso cuando me voy.

17:34: En la boca del Metro, oigo cómo Lama dice que "el chupón" ha metido el hat-trick. De rebote, cómo no. Sólo sabe meterlas así.

18:15: Llego a casa y me pongo Estudio Estadio. Esto de animar es muy cansado, así que me tumbo en el sofá y me relajo escuchando a ese madridista de bien que es Roberto Gómez. De repente, aparece mi hijo y me dice que escribe una web llamada "Meritocracia Blanca". El nombre me suena a mourriñista, pero aún así me meto a ver qué dicen.

18:17: ¿PERO ESTO QUÉ ES? 

18:20: Mi hijo me ha traicionado. Llegados a este punto, asumo que no va a seguir la noble tradición pipera de su padre. Para mitigar mi tristeza me pongo el Plus, que sale el mejor narrador del mundo: Carlos Martínez.

Like This Post? Please share!

  • Share to Facebook
  • Share to Twitter
  • Share to Google+
  • Share to Stumble Upon
  • Share to Evernote
  • Share to Blogger
  • Share to Email
  • Share to Yahoo Messenger
  • More...

2 comentarios :

Leave a Reply

Scroll to top
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información