Viudas de Diego López


Tengo que reconocerlo.Soy uno de ellas.Hace más de medio año que Diego López se fue al Milán y aún lo sigo echando de menos en muchos momentos. 

Especialmente lo añoro al comprobar las actuaciones que está teniendo Keylor Navas en los partidos que juega, ya se le vio inseguro en los 2 partidos ligueros que le concedió Ancelotti contra el Elche y contra el Rayo Vallecano, pero entonces nos escudamos en que su verdadero estado de forma se verían en los partidos de Copa contra Atleti y Barça. Ahora que la respuesta de Keylor no ha sido la que esperábamos, precisamente ahora valoro más que nunca la admirable entereza con la que Diego resistió día sí día también esa vomitiva campaña instigada por nuestro capitán y ejecutada por sus mamporreros que me ahorraré nombrar porque todos conocemos.

Tras la gran desazón que sentimos muchos al ver que con la salida del portero gallego los buenos no siempre ganan, muchos depositamos esperanza en Keylor Navas para impedir la perpetuidad de Casillas en la portería del Real Madrid, pero Carletto le dio la titularidad en Supercopa de Europa “porque era un premio a los que habían ganado la Champions” por esa regla de 3 es inexplicable que jugase Kroos, y después le dio la titularidad definitiva en Liga y Champions lo que relegó al portero costarricense a jugar partidos sueltos de Liga y toda la Copa. Las posteriores pitadas que se llevó Casillas en el Bernabéu de poco sirvieron para un Ancelotti que para bien o para mal siempre lleva sus decisiones hasta el final sin rectificar salvo causa de extrema necesidad.

Siendo evidente que ninguno de los 4 goles de la eliminatoria contra el Atleti son culpa directa de Keylor, pues Sergio Ramos contribuyó a todos los goles de la eliminatoria con cantadas de diversa índole desde no despejar el balón cuando pasa por delante a provocar un penalti absurdo o perder la marca en un córner es evidente que Keylor no nos mostró ningún milagro de los que acostumbró a presenciar el año pasado tanto en el Levante como durante todo el Mundial de Brasil, por ejemplo, en el segundo gol de Torres en el Bernabéu no solo no salió al uno contra uno con el cuerpo por delante sino que echó el cuerpo hacia atrás de tal forma que el leve tiro de Torres acabó rebotando en su pie izquierdo para acabar en el fondo de las mallas. Esta acción resume el papel de Navas hasta ahora en nuestro equipo, no ha tenido fallos clamorosos pero tampoco ha mostrado esos extraordinarios reflejos que lo catapultaron a portero de talla mundial durante el pasado año 2014.

En mi opinión, esa ausencia de esas paradas de mérito de Keylor a las que tan acostumbrados nos tenía, se puede deber a la poca continuidad jugando partidos, lo cual a mí no me vale como justificación porque un portero que aspira a quitarle el puesto a otro y más si ese “otro” está sobreprotegido por la prensa hasta el punto de que nos quieran hacer creer que los goles en los que falla son culpa de Manolo el del Bombo que merodeaba el área en ese momento antes que culpa suya, un portero que quiere quitar el puesto a alguien tan arropado, tiene que responder y dar la talla siempre que juegue aunque sea poco, porque si juega poco y cuando juega no responde, en el futuro tendrá muy pocas oportunidades para demostrar su valía.

Por ello, esta falta de respuesta de Keylor Navas en los momentos clave de los partidos que ha jugado a mí me lleva a pensar que no es capaz de resistir la presión de competir en desigualdad de condiciones, de no ser capaz de soportar el examen constante manifestado en menosprecios tan patéticos como aquel tweet del diario AS que decía algo así como “hoy juega Keylor Navas contra el Rayo Vallecano, RT si prefieres a Iker de titular”. Ese es un ejemplo de los menosprecios a Keylor, que desde mi punto de vista le han pesado mucho hasta el punto de impedirle dar su mejor versión y eso es, para mí, lo preocupante no ser capaz de superar la presión mediática, porque entonces el capitán y su cohorte de bufones lo tienen facilísimo para eternizarlo en su puesto.

Volviendo al principio del artículo, esa es la principal razón por lo que echo tanto de menos a Diego López, porque él soportó el año pasado insultos y exámenes permanentes muchísimos más duros que los que la prensa ha impuesto a Navas cuando ha jugado y el gallego no solo los ignoró sino que no tuvo ningún bajón en su rendimiento más allá de alguna acción pasajera como aquel gol de Gabi en el Calderón. 

Desafortunadamente, parece seguro que Casillas terminará la temporada como titular y quién sabe si no empezará la siguiente y muchas más pues mientras su competidor demuestre fragilidad para resistir la presión mediática, el capitán y sus mamporreros de turno podrán tiranizar su puesto queriéndonos transmitir que lo blanco es negro y lo negro es blanco. A no ser que Florentino nos devuelva la ilusión por un portero de primer nivel mundial y no a un portero decadente que nunca mejora sus puntos débiles y decida traerse a David De Gea, ahora que parece que no acaba de cerrar su renovación con el Manchester United. 

Veremos si le interesa más fichar a un portero de garantías para 10 años para que compita con el segundo mejor portero del pasado Mundial en igualdad de condiciones o le interesa más tener paz mediática a cambio de que un portero decadente se perpetúe en la portería con el apoyo de su corte de medios de comunicación, que le protege a cambio de filtraciones (algunos creerán casualidad que un día después de que Arbeloa señale en una entrevista a  un compañero que le recriminó defender a Benzema, salgan muchos medios en tropel pregonando las sensaciones del vestuario sobre esa entrevista). Yo por el momento, tengo claro qué interesa más a Florentino a día de hoy porque ya demostró en verano que prefiere paz mediática antes de mantener en el club a quien se lo gana con el trabajo diario. Espero de corazón tener que tragarme estas palabras más pronto que tarde, porque se haya atrevido a vender a quien tanto daño lleva haciendo al club durante varios lustros. 

Mientras tanto, no me queda otra que seguir estando eternamente agradecido a Diego López por la gran temporada que hizo aguantando esa durísima campaña mediática, que a nadie en el club le convino detener. Pero tuvo su premio porque aunque se le echen al cuello cuando lo dice, siempre podrá presumir que él jugó gran parte de la temporada en la que llegó la Décima.

Like This Post? Please share!

  • Share to Facebook
  • Share to Twitter
  • Share to Google+
  • Share to Stumble Upon
  • Share to Evernote
  • Share to Blogger
  • Share to Email
  • Share to Yahoo Messenger
  • More...

1 comentario :

Leave a Reply

Scroll to top
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información