#MerciZidane


En más de una ocasión he escuchado a Zinedine Zidane decir que todavía no hemos ganado nada. Él siente que no ha ganado nada y yo siento que ya hemos ganado mucho. No faltará aquel que me tache de mediocre o conformista por considerarme ganadora cuando aún no hemos contabilizado ningún título.  Es cierto, pero no es menos cierto, que aún con las manos vacías (por ahora), hemos ganado mucho desde que Zidane tomó las riendas del Real Madrid, un equipo que luego de cuatro meses de iniciada la temporada, no terminaba de arrancar ni mucho menos carburar. Hagamos una dinámica: Cierren los ojos y tómense unos minutos para recordar el antes de Zidane… no sé a ustedes, pero a mí me genera pavor y escalofrío solo de recordar ese oscuro y desesperanzador panorama.  Ahora repasen el después de Zidane y la sonrisa se les dibujará en el rostro de inmediato. Lo más curioso de todo es que han sucedido tantas cosas y el equipo ha despegado a pasos tan agigantados que hasta parece imposible que todo se haya dado en tan pocos meses, y desde esa perspectiva es que sostengo que hemos ganado mucho. 

- Ganamos la ilusión.

La ilusión, que no es poco y que es una de las cosas más difíciles de recuperar, sin embargo, la ganamos al poco tiempo de que Zidane se hiciera cargo del Real, de un equipo que presentó ciertos fulgores de luz al inicio de la temporada, pero que al poco tiempo parecían diez luciérnagas sobre el campo con destellos de luz intermitentes y otras veces totalmente apagadas, digo diez, porque estoy excluyendo a Keylor Navas, obviamente, quien ha sido nuestro mayor lucero desde el primer partido de la temporada hasta la fecha, siempre enorme y brillante como el sol; hasta parece un chiste el hecho de que podemos disfrutar de nuestro mayor astro, gracias a la “eficiencia” en el manejo de un fax, de risa. Tengo que ser justa y también reconocer el gran trabajo de Kiko Casilla ante el Valencia.  Cuanta tranquilidad y bienestar nos da contar con dos porteros de nivel, que tal vez no tengan un talento innato, pero se nota que se preparan y trabajan duro para estar a la altura que demanda defender la portería del mejor equipo del mundo. 

Retomando el tema, la ilusión la fuimos perdiendo poco a poco. Es que con resultados como el 1-0 ante el Villarreal en El Madrigal, el 3-2 con el Sevilla en el Sánchez Pizjuán, el 0-4 en el Bernabéu ante el Barcelona o el empate a 2 con el Valencia en Mestalla, por mencionar algunos, ¿quién podría mantener la ilusión? Y menos estando a 12 puntos del líder en la jornada 29. Ahora bien, mi intención no es escribir sobre Zidane para dejar mal a Benítez o echarle mierda, mucho menos. A Benítez le apoyé desde que me enteré de su designación, como lo hago con cualquier entrenador que llegue al club, contrario a lo que muchos hicieron que lo masacraron desde antes que empezara la temporada, sin darle un tiempo prudente y la oportunidad para que dirigiera y luego evaluarle, pero tengo que admitir que la situación con Benítez más temprano que tarde, se hizo insostenible, o tal vez, deliberadamente la hicieron insostenible, aunado a ello, su actitud, sus declaraciones y la falta de tacto con algunos jugadores tampoco le ayudaron a fomentar una buena relación con ellos. A media temporada Benítez fue destituido por el Presidente, apenas unos días después de que él mismo en conferencia de prensa, lo ratificara en el cargo y le manifestara abiertamente su apoyo incondicional, esto también parece un chiste. Finalmente llegó Zidane, que aún no tenía experiencia como entrenador en primera división, pero se atrevió y aceptó el reto de hacerse cargo del equipo a mitad de temporada, que como es sabido, siempre es más complicado. Asombrosamente, Zidane, haciendo gala de su apodo “El Mago” ha echado mano de todos sus trucos, nos ha sacado del abismo y nos ha devuelto la ilusión.

- Ganamos la esperanza de ganar la liga.

La esperanza en la champions, siempre la tuve, tengo que decirlo, porque esa competición es nuestra especialidad y en cada encuentro el equipo mostraba una actitud y un compromiso muy distinto a lo que veíamos en la mayoría de los partidos de liga. Confieso que cuando nos pusimos a 12 puntos del líder faltando menos de 10 jornadas para terminar el torneo, mi esperanza en ganarla era muy remota, y hoy día, a falta de una jornada, estamos a un punto del líder, seguimos con vida, con la posibilidad y la esperanza de ganarla, y eso Zidane, es ganancia! Estar en la lucha hasta el final, metiendo presión y respirándole en la cerviz al líder, es mucho, como mucho es terminar la competición en liga con las botas puestas, sudando la camiseta y con la frente en alto.

- Ganamos el clásico en el Campo Nuevo y con ello el respeto.

Respeto que se perdió en el Bernabéu de manera bochornosa y deshonrosa, pero que se recuperó con Zidane en el Campo Nuevo, con contundencia y categoría, a pesar del arbitraje, que como de costumbre, se inclinó a favor del conjunto blaugrana, haciéndose de la vista gorda en una falta de Messi sobre Pepe y luego llegó el gol de Piqué, un gol que seguramente le hizo pensar de inmediato en el periscope que haría después del partido y en el tuit que dedicaría al madridismo, pero los de blancos se interpusieron en sus planes y no pudo hacer ni lo uno ni lo otro. No sé qué le pudo haber cabreado más,  si el hecho de que su gol sirviera de muy poco o casi nada, o que después del partido no pudo hacer el papel de payaso ante la legión de seguidores lisonjeros y descerebrados que tiene.

Con el marcador en desventaja, el árbitro en contra, y el bullicio ensordecedor de la afición que desde antes del partido daba por hecho una goleada y que estando allí, clamaban y empujaban a los suyos hacia eso, los dirigidos por Zidane, lejos de amedrentarse, se fueron con todo, contra todo y contra todos, sacando el orgullo blanco defendieron y honraron nuestro escudo, con coraje y corazón se plantaron ante el Barcelona, que con cara de confundidos, porque no esperaban tal reacción, ya no solo querían dedicarle una goleada a Johan Cruyff, sino que desesperados invocaban su espíritu, pero tal cosa no evitó que se desmoronaran y… GOOOOLL! Benzemá puso el 1-1.

Cuando mejor jugaba el Real y más desmoronado y devastado estaba el barça, le llegó uno de sus tres comodines: la expulsión, (por si alguien a estas alturas aún no se ha enterado, los otros dos comodines del barça son el penalti y el gol en fuera de juego) y con uno menos en la cancha, Cristiano puso el 1-2 definitivo, silenciando una vez más al Campo Nuevo. El marcador final no refleja la superioridad sobre el Barcelona, tampoco refleja el gol legal de Bale, anulado por otro “error arbitral” a favor del conjunto catalán.


Lo que Mister Chip y algunas otras personalidades catalogaron como el clásico más intrascendente de la historia, resultó ser uno de los más relevantes, no solo porque se recortaron puntos en liga y se acabó con una larga racha de partidos sin perder que tenía el Barcelona,  sino porque se les dio un periodicazo en la boca a todos esos culés que no se cansaban de irrespetarnos; hasta un panfleto culé nos faltó el respeto cuando publicaron en una de sus portadas que el rival que querían en champions era el Real Madrid; grave error, es que ellos no aprenden ni a palos, su memoria corta y selectiva no les alcanza para recordar que el tiburón blanco siempre vuelve, y volvió en el mejor de los escenarios que tenía para hacerlo: el Campo Nuevo. Volvió con mucha personalidad, la misma personalidad y entusiasmo de Zidane en el campo, y pensar que hace un año se le cuestionaba porque no tenía la credencial de entrenador. “¿Zidane tiene el título de entrenador? ¿No verdad? Entonces no debe entrenar en España.” Espetó con altivez Jémez, sí, el mismo que tiene credenciales para entrenar desde tiempos inmemorables, categoría que de nada le ha servido ahora que está con el agua hasta el cuello en ese penoso mar del descenso.

No hemos ganado nada, dice Zidane, pero el dos de abril ganamos el respeto perdido, el que él mismo también empezó a ganarse como entrenador.


- Ganamos la unión y el acuerdo de todo el madridismo con el entrenador.

No conozco un solo madridista de bien que adverse a Zizou, y eso, en una familia grande y universal como la nuestra, es casi un milagro. 

No voy a aprovecharme del buen momento de ZZ para aparentar ser del grupo de “soldados de Zidane” desde el nacimiento, o declararme una Zinediana, Zinedista o Zizouliebers, o como quieran denominarse; tampoco diré que quería a Zidane como entrenador y que mi mayor ilusión  era tenerlo en el banquillo, porque siendo honesta, mi director soñado era Mourinho, incluso se lo pedí al niño Dios como regalo de navidad (todavía le pido cosas al niño Dios ¿Y QUÉ? .-. No me hagan bullying por eso), ese era mi deseo, deseo que se acrecentó cuando el cesó por mutuo acuerdo su contrato con el Chelsea, quedando así la vía libre para traerlo de vuelta, pero francamente, ahora creo, que nadie, ni siquiera Mou, hubiese hecho un mejor trabajo que Zidane, nadie hubiese logrado sacar a flote al equipo como lo ha hecho él.

- Ganamos la feliZZidad de estar en otra final de champions.

Andábamos de papelón en papelón, entre cabreo, llanto y vergüenza,  y ahora estamos a un paso de la Undécima, si eso no emociona a un madridista ni le genera felicidad, entonces es mejor que saque cita con el psicólogo porque seguramente tiene un trastorno y necesita antidepresivos.

Yo estoy tranquila y confiada porque sé que Zidane lo tiene claro, él más que nadie entiende de eso y sabe que las finales no se juegan, se ganan y punto!


Oui Zidane, ya ganamos mucho, y como ni a las redes sociales ni a esta web, le cabe un #GraciasArbeloa más, cada uno de ellos bien merecido y lleno de mucho cariño hacia él, aunque se indignen los antimadridistas disfrazados de madridistas con la despedida que se le ha hecho al CAP17ÁN, y aunque la gentuza del diario culé se empeñe en denigrarlo valiéndose del “humor gráfico”, pese a todo y todos, seguiremos diciendo hoy y siempre #GraciasArbeloa. A propósito, la gráfica de ese panfleto tiene de humor y gracia lo mismo que tienen de seriedad y profesionalismo, o sea, nada. Esa caricatura, de humor gráfico no tiene nada, pero de humillante, ofensiva e irrespetuosa, tiene mucho. En bajezas y ridículos, Sport  no tiene competencia.


Incontables fueron los artículos en homenaje y agradecimiento a Arbeloa, cada #GraciasArbeloa que leía era tan emotivo, expresivo y completo, que tendría yo poco más que añadir, en esas circunstancias, miré hacia otro lado y me incliné por escribir un #MerciZidane.

No voy a esperar que Zidane gane la champions para reconocer y agradecer todo lo que ha hecho, NO! Me nace hacerlo ahora, por todo lo que ya he mencionado y porque veo a un equipo más unido y en sintonía entre ellos y con su entrenador, como jamás lo había visto antes. Si como jugador me tuvo a sus pies, como entrenador ya me está enamorando, y mi enamoramiento será total, si Zidane apuesta por implementar un fútbol más rápido y vertical, ese que nos gusta tanto, nos eriza la piel y nos hace saltar del sofá; sobar el balón, pasearlo inútilmente de bota en bota en su propio campo y necesitar 300 toques antes de un gol, es para otros. 

Merci Zidane, ya ganamos mucho, pero aún no es suficiente, nos queda pendiente escribir en los anales del fútbol otra historia de amor entre el Real Madrid y la Copa de Europa, una historia idílica de nunca acabar; bien se dice que el primer amor nunca se olvida, y el Real Madrid fue el primero en conquistar la Copa de Europa, fue su primer amor desde 1956 y hasta la fecha, el más grande.


P.D. Encuesta seria:

¿A quién prefieres como entrenador la próxima temporada?

a) A Zinedine

b) A Zidane

c) A cualquier otro, me da igual la suerte del equipo.  

Like This Post? Please share!

  • Share to Facebook
  • Share to Twitter
  • Share to Google+
  • Share to Stumble Upon
  • Share to Evernote
  • Share to Blogger
  • Share to Email
  • Share to Yahoo Messenger
  • More...

1 comentario :

Leave a Reply

Scroll to top
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información