No crea...


No crea que porque el perro está muerto se acabó la rabia.

No señores! La rabia está más latente que nunca. El Barcelona está eliminado pero la rabia que les ha quedado está enfermando a muchos, y por muchos me refiero a los antimadridistas, a esos que después del Real Madrid 0-2 Wolfsburgo, todo era risa y diversión, pero ahora esa risa se les ha convertido en mueca, dolor y rabia; admito sin pudor que estoy disfrutando la escena cual sádica.

No crea que porque los jugadores del Barcelona hacen teatro, son histriones.

Se abre el telón: Aparece el barça todo imponente en su casa y al poco tiempo pasa de ser protagonista de la obra a actor secundario. El director de la obra no está contento con lo que ve y el público mucho menos, entonces saca injustamente de la escena al actor que se está robando el show y el público queda complacido sabiendo que sus actores favoritos luego de la expulsión (con tilde) ahora sí harán un mejor papel.  Y en efecto, lo hicieron, sobre todo Drácula, ese actor número nueve a quien el director le ha dado licencia y libertad para cambiar el guión y convertirlo en un combate cuando a él le salga de sus huevos, de sus colmillos, de su cabeza, de sus pies o de su codo, pero eso es irrelevante para el público, lo importante para ellos es que al final de la obra, Drácula fue la estrella. De esa manera, se fueron para sus camas felices y comieron perdices, relamiéndose y frotándose los dedos, pensando en lo cerca que estaban de volver a ser protagonistas de la obra cumbre que este año tendrá lugar en Milán.


Una semana después, se vuelve a exhibir la obra en otra ciudad, esta vez Drácula solo se destacó en su papel de agresor o  de “el killer”, pero no fue la estrella ni el héroe, los otros protagonistas (el Duendecillo y el Arlequín) tampoco lo fueron, la pobre actuación de ellos, decepcionó a sus fanáticos y le ha quitado la venda de los ojos a algunos críticos del mundo de la actuación que ya le habían endosado varios premios óscares, entre ellos “el mejor tridente de actores de la historia.” Disculpen, aquí tengo que hacer una pausa para reírme a gusto.

La obra culmina precisamente con un 2 a 0. Ironías de la vida. Una semana antes, con ese resultado nos veían con un pie fuera de la champions y ellos casi con los dos dentro,  solo basta darse una vuelta por las cuentas tuiteras de los culés más famosos para percatarse de lo confiados y explayados  que iban. El mismo Luis Enrique y sus muchachos iban de favoritos y sobrados: “el único equipo que no quiero que me toque es el Barcelona” dijo el técnico, en una explosión de soberbia que combina muy bien con los “valors” de su club; desde ese panorama, es entendible y natural la frustración y rabia que les consume por la eliminacion (sin tilde para provocar el instinto gramatical y ortográfico de Piqué).

La parte que más me gustó de la obra fue esa en la que salieron al escenario unos “Men in Whithe” que se robaron el show con una remontada en escena, que aunque muchos quieran vilipendiar ha sido homérica. Me gustó la actuación de los once, aunque solo uno de ellos merece el óscar, a Cristiano Ronaldo dos Santos Aveiro me refiero, una estrella fuera de serie, irrepetible, un tipo que no se cansa de gritarle al mundo su talento y su insaciable ganas de vencer en cada puesta en escena, pero para algunos críticos, nada de lo que haga él será suficiente, incluso, hay quienes después de la magistral actuación del martes,  siguen escépticos.


No crea que porque se ganó, se jugó bien y bonito.

El Real Madrid se repuso de un 2-0 en los primeros 17´ tirando más de garra y huevos que de buen fútbol, cosa que a mí, estando en aprietos, no me molesta en lo absoluto, porque a mí el estilo y el juego bonito me daría exactamente igual si al final no termina en victoria, es más te cambio el juego bonito por victorias feas que nos lleven a ganar títulos, pero vamos! Somos el Real Madrid y además de jugar y ganar, debemos enamorar y dejar con la boca abierta al mundo entero; así de alto está el listón, así de altas son las expectativas… no es para menos, siendo lo que somos y representamos desde el siglo pasado. Retomando el tema del juego bonito, a diferencia de muchos, que creen que se jugó bien y bonito y que el partido fue perfecto, yo creo que el Real sigue cayendo en situaciones durante el juego que no me terminan de convencer ni son convenientes,  por ejemplo, el exceso de relajación en el que cayeron después de marcar dos goles. No sé a ustedes, pero a mí me resulta inadmisible que luego de haber desatado el caos y el terror, se hayan tranquilizado y relajado cuando el rival estaba listo para ser liquidado; en vez de seguir asustándolo y presionándolo, le dieron la mano y aire para que les llegara a los pulmones, como si fuesen unas hermanitas de la caridad; menos mal que el Wolfsburgo no tuvo capacidad de reacción y no aprovechó la situación, porque un gol de ellos hubiera sido el fin de esta hermosa obra en la que ahora compartimos protagonismo con otros tres actorazos y que esperamos que tenga un final feliz en Milán, tal cual como lo tuvo un 24 de mayo de 2014 en Lisboa.


No crea que porque Piqué no tuitea es porque se quedó sin wifi.

Puede ser que se ha quedado sin una respuesta inteligente para Arbeloa, sin películas para ver, sin periscope, sin champions, sin triplete y hasta sin indirectas para lanzarle al madridismo, pero sin wifi NO! 

No crea que porque la MSN está desaparecida es por arte de magia.

El único acto de magia que ha hecho en los últimos partidos ha sido desaparecer y brillar por su ausencia. Lo más chistoso de todo esto, es que varios comentaristas y “expertos en fútbol” alegremente se atrevieron a decir que la MSN era el mejor tridente de la historia.  ¿Cómo van a ser el mejor tridente de la historia, si Messi, Suárez y Neymar solo llevan jugando juntos poco más de un año? A ver, explíquenme soretes. Lo de sorete es con los expertos de fútbol que tuvieron la osadía de promocionar esa mentira, no con usted, mi querido lector.

No crea que porque Messi está desaparecido es un fugitivo.

Un evasor de impuesto sí, pero fugitivo aún no.


No crea que porque nos tocó el cuarto de la premier, ya estamos en la final.

El City es un equipo hambriento de champions, son muchos años de fracasos a cuesta y eso es el estímulo más grande que cualquier equipo tiene para darlo todo y querer seguir avanzando, aunado a ello, tienen delanteros muy rápidos y en el banquillo a un viejo conocido en el Real.

Tampoco creas que porque han pasado varios años desde que Florentino echó a Pellegrini ya el asunto está olvidado y superado. Tal vez Pellegrini había engavetado el asunto, pero ahora se le presenta la oportunidad para desempolvarlo y ajustar cuentas, eso si el señor Zinedine Zidane se lo permite.

Si quieres no creas en nada de lo que escribo, pero cree en el Real Madrid, porque de eso se trata el madridismo: de creer y de no darse por vencido nunca, mientras se musita o se grita a diario HALA MADRID!

Like This Post? Please share!

  • Share to Facebook
  • Share to Twitter
  • Share to Google+
  • Share to Stumble Upon
  • Share to Evernote
  • Share to Blogger
  • Share to Email
  • Share to Yahoo Messenger
  • More...

1 comentario :

Leave a Reply

Scroll to top
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información