Historia por hacer


Tras un decepcionante encuentro de ida, el Madrid afrontará un duelo que le debería dar acceso a su segunda final consecutiva de Champions League. Probablemente, Ancelotti se encontrará un contexto bastante distinto de aquél que tanto le sorprendió en Turín. En ese encuentro de ida, la Juve salió con un planteamiento agresivo que le hizo plantar una línea de presión alta que sorprendió al Club blanco. La hiperactividad de Vidal, Tévez y Morata les permitía infiltrarse continuamente entre la línea media del Madrid y su defensa. La falta de escalonamiento del centro del campo y la inhibición por adelantarse de la defensa, propiciaron varias situaciones de descontrol inesperadas. Si bien, el Madrid vivió momentos de cierto control del partido, la sensación es que ni su disposición táctica ni el manifiesto desacierto de muchos de sus jugadores le permitieron dominar un partido que pudo deparar, con la misma probabilidad, un gran o un malísimo resultado. El 2-1 le abre todas las opciones al Madrid, puesto que deberá centrarse en ganar el partido a poder ser con 2 goles de diferencia para evitar micro infartos de última hora.

Digo que, al menos yo, espero un contexto diferente ya que en campo ajeno creo que la Juve retrasará su línea de presión y tratará de ganar sensaciones defensivas desde la acumulación de efectivos atrás. Contra lo que se pueda entender, la Juve en el partido de ida transmitió de todo, menos seguridad defensiva. Cada vez que el Madrid lograba sostener un ataque en campo contrario, las grietas transalpinas quedaban en evidencia. Sería una locura que los italianos renunciaran a los contrataques, por ello y para minimizar las probabilidades de éxito de los mismos, será fundamental que el Madrid genere buenas posesiones de balón en el sentido más diligente de la palabra. Una buena posesión genera pérdidas responsables y facilitan la inmediata recuperación del balón. Por tanto, cuanta mayor sea la acumulación de talento en el Madrid, mayores serán las posibilidades de llevar el plan a buen puerto. Por ello, Carletto creo que confiará en su plan A, la BBC y en el centro del campo dispondrá de todo el talento que tiene disponible, a saber, Kroos, Isco y James. Importante que éstos se coloquen en V para facilitar la existencia de líneas de pase diagonales y que el equipo encuentre siempre una salida limpia que le permita instalarse en campo contrario.

No obstante todo lo anterior, lo cierto es que en estos partidos la parcela táctica queda en un segundo lugar en detrimento de la parte anímica. Contar con un Bernabéu volcado que presione al árbitro y aliente al equipo será fundamental si el panorama se complica. Este apoyo al equipo, en mi opinión debería incluir también al portero. Creo que a día de hoy cualquier madridista tiene una opinión clara sobre el rendimiento de Iker Casillas. Probablemente la mayoría de aficionados pensamos que su rendimiento no es el que debería tener el portero titular del Real Madrid. Dejando al margen las consideraciones personales que pueda tener cada uno, Iker Casillas ha mostrado una inseguridad esta temporada que probablemente se ha trasladado al resto del sistema defensivo. No obstante y toda vez que tiene el estatus de portero titular hasta el final de temporada, creo que sería poco práctico alimentar su inseguridad con pitos durante el partido. En el caso de caer eliminados, ya habrá tiempo de que el público exprese su opinión, pero creo que en el interés de todo el madridismo está que Casillas muestre su mejor versión hasta el final de temporada.

Cada uno de los 80.000 madridistas que acudamos al Bernabéu deberemos jugar también nuestro partido. Por mucho que en muchos haya calado el desánimo y la sensación de fracaso, lo cierto es que estamos a una sola victoria de alcanzar una final que nos daría la oportunidad de lograr un hito histórico, ganar 2 Champions seguidas. Si algo ha hecho el más grande al Madrid ha sido ser el Club más laureado a nivel europeo. La sensación previa de fracaso no es una opción, estamos a las puertas de cerrar otra temporada histórica, como son todas aquellas que terminan levantando “La Orejona”. Este espíritu de grandeza es el que desde el graderío debemos trasladar a los jugadores del Madrid y de la Juve. Este Club se siente muy orgulloso del “historia que tú hiciste” pero enseguida desea y ansía el “historia por hacer”. Transmitamos esa voracidad, en positivo, el miércoles y aplacemos los debates pendientes para un momento en el que no perjudiquen la marcha del equipo. Como madridista creo que es lo que me toca. ¡Hala Madrid!

Like This Post? Please share!

  • Share to Facebook
  • Share to Twitter
  • Share to Google+
  • Share to Stumble Upon
  • Share to Evernote
  • Share to Blogger
  • Share to Email
  • Share to Yahoo Messenger
  • More...

1 comentario :

Leave a Reply

Scroll to top
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información