El Real Madrid, ¿en quiebra?

La semana pasada y, en especial desde el Grupo Prisa, se nos alarmó a los madridistas con el titular de que el Real Madrid está en una grave situación financiera debido a la deuda de 602 millones de euros. Acompañando dicha información apocalíptica se mostraban opiniones de diferentes “expertos” que confirmaban los peores presagios y osaban adicionar que la política de fichajes y ventas en el Real Madrid venía determinada por los intereses empresariales de ACS, empresa de la que nuestro presidente es su cabeza visible.

Como dijo Jack El destripador vamos por partes:

¿Es cierto que el Real Madrid debe 602 millones? Rotundamente sí. ¿Significa algo esta cifra? Rotundamente no, al menos valorándola de forma aislada como ha hecho el Grupo Prisa a través de su terminal deportiva, el diario As.

No entraré en análisis técnicos muy profundos que para el caso no proceden, simplemente es necesario tener una mínima noción sobre cómo leer un balance para saber que de nada sirve analizar la deuda bruta de una entidad. 

Mucho más interesante es analizar la deuda neta (lo que debo menos lo que me deben) que se sitúa en los 72 millones de euros. Pero no nos quedemos ahí, entre los activos del Real Madrid, una de las partidas principales es el valor de sus jugadores. El club reconoce un valor de los mismos de 316 millones de euros, pero acaso ¿ese es el valor de mercado de los mismos? Parece claro que no cuando la simple venta de Di María reportó un mínimo de 80 millones de euros este verano (ingreso no recogido en la memoria económica recién presentada). ¿Por qué se produce esta diferencia de valoración? Muy sencillo, cuando el Real Madrid ficha a un jugador recoge su valor en el activo. Según van pasando las temporadas va disminuyendo el valor del jugador mediante las amortizaciones hasta llegar un punto en el que el valor del jugador en el activo es 0. Sin embargo ese valor normalmente no coincidirá con el valor de mercado del mismo. Un ejemplo muy sencillo es Cristiano Ronaldo, jugador prácticamente amortizado y cuyo valor de mercado parece evidente que es mucho mayor.

Esto quiere decir que el Real Madrid, en caso de tener en algún momento un problema para afrontar la deuda a corto plazo que tanto preocupa a los “expertos” tendría un activo mucho mayor del reconocido para afrontarla además de una envidiable tesorería de 173 millones.

Adicionalmente poco se dice sobre la reducción año tras año de la deuda neta por parte del club así como del beneficio después de impuestos logrado año tras año desde que Florentino es presidente.

Con todo esto y mucho más en lo que no entraré para no aburrir más aún al personal simplemente me parece muy aventurado que sea el Grupo Prisa, cuya quiebra le hubiera hecho caer el liquidación de no ser rescatado por diferentes gobiernos, el que de lecciones a la institución deportiva más próspera del mundo, no según mi opinión ni la de Florentino, sino la de Forbes, unos mindundis.


En cuanto a los intereses comerciales de ACS, resulta cómico pensar que un conglomerado industrial que factura más de 100 millones de euros al día se inquiete por el lugar de procedencia de los fichajes madridistas, más teniendo en cuenta que gran parte de la facturación se produce en Australia y el mayor mercado a explotar es el Chino. Que yo sepa no hemos fichado ni chinos ni australianos y si jugadores de una indudable calidad que además de augurar importantes réditos deportivos permiten mantener el modelo económico que tantos frutos nos ha dado.


Pero ¿es casualidad que esto venga del Grupo Prisa? Pues es de ingenuos pensar que si. Cuenta gente bien informada que en el último año de Lorenzo Sanz la situación económica era tan crítica que éste ya tenía pactado un rescate por parte de Prisa. No es difícil recordar el buen rollo que tenía el presidente con los Paco González, Manolo Lama (ambos estaban en la Ser) y Alfredo Relaño, entre otros. 

Una vez Florentino accedió a la presidencia cortó de raíz esos sueños de poder controlar el club más grande del mundo y comenzó una campaña feroz contra Florentino que tenía curiosas víctimas como Del Bosque (entrenador del que se pedía la cabeza hasta el día que Florentino optó por no renovarle). 

Llegó la espantá de Florentino y los sueños renacieron al acceder a la presidencia Ramón Calderón que no dudó en mantener una estrecha relación con el Grupo Prisa. Pero de nuevo no fraguaron esos deseos cuando Florentino recuperó el trono. 

La campaña día tras día es de dimensiones estratosféricas. No se duda en cuestionar a Benzemá (hombre del gusto del presidente) a favor de Morata o Higuaín, cualquier fichaje que no sea seleccionable para la selección española es cuestionado en cuanto a precio de compra e intereses comerciales de ACS, da igual que se haya fichado a tres de los mejores jugadores del mundial, todas las ventas son consideradas caprichos del presidente importando un bledo que se evidencie que los importes cobrados exceden el valor real de los futbolistas una vez salen del club (Higuaín, Ozil y probablemente de Di María y Morata). El malo es siempre el que se queda (Di María) y no el que se va (Ozil) aunque al año siguiente se pongan las manos en la cabeza al venderse el primero. Y etc, etc, etc.

Afortunadamente parece que cada vez menos madridistas compran esta campaña y las ventas caen trimestre tras trimestre. El Grupo Prisa inasequible al desaliento continuará tratando de desgastar al presidente, esperemos que no sea esto lo que le canse. ¡Hala Madrid!

Like This Post? Please share!

  • Share to Facebook
  • Share to Twitter
  • Share to Google+
  • Share to Stumble Upon
  • Share to Evernote
  • Share to Blogger
  • Share to Email
  • Share to Yahoo Messenger
  • More...

4 comentarios :

Leave a Reply

Scroll to top
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información