De Pascuas a Ramos


Ahora que parece que Iker Casillas por fin hallará paz para culminar su decadencia futbolística lejos del Bernabeu, Sergio Ramos se perfila como el nuevo cáncer del Real Madrid.

Tras muchas tribulaciones y rezos al Altísimo, parece que Iker Casillas ha encontrado una oferta a la altura de sus expectativas,  proveniente del Oporto de Julen Lopetegui, con lo que el otrora indiscutible guardameta, tras haber quedado definitivamente en ridículo siendo protagonista principal de una nefasta temporada madridista por obra y gracia de Carlo Ancelotti, y tras anunciarse el inminente fichaje del portero De Gea, «el futuro de La Roja», según los periodistas adictos al régimen de 1978, ya prácticamente no tiene a nadie que exponga sus méritos a la titularidad vitalicia en la portería madridista y se considera segura su salida del Real Madrid. No obstante, la prensa deportiva ha realizado su enésima exhibición de cinismo al afirmar que Andrea Pirlo, el excelso centrocampista italiano que acompañará en Estados Unidos al máximo goleador español de siempre, David Villa, ha sabido retirarse a tiempo, sin que esos mismos plumillas sean capaces de ver en Casillas la antítesis de Pirlo: un portero que lleva tres temporadas arrastrándose, siendo una rémora bajo los tres palos del Real Madrid y la Selección Española...

Terminado aparentemente el caso Casillas, el testigo lo recoge Sergio Ramos, el hombre que marcó el gol de la Final de Lisboa y que abrió el camino a la ansiada Décima Copa de Europa y, «por todo lo que nos ha dado», merece una mejora de su contrato. Es irrelevante que la temporada madridista haya sido un fracaso mayúsculo, o que el defensa central haya mostrado su declive futbolístico tanto en su club como en la moribunda Roja donde ya no se salva nadie: su hermano y a la sazón agente del jugador se ha puesto en contacto con varios clubes extranjeros, entre ellos el Manchester United, que ha aprovechado para mezclar el caso Ramos con la salida de De Gea y torpedear así al «club de sus amores». 

Ramos se hace asimismo el ofendido, afirmando que desde el Real Madrid se le ha tildado de «pesetero» (algo que no sería inexacto en el caso de haberse proferido desde los estamentos merengues), y anuncia a los cuatro vientos estar dispuesto a irse pese a que le mejoren el contrato. Posibilidad improbable a día de hoy (ningún club, ni siquiera el adinerado Manchester, pagará los 90 millones de euros que cuesta un defensa central que roza la treintena), y que parece anunciar un nuevo culebrón blanco para los años venideros, de esos que parecen surgir de Pascuas a Ramos pero que siempre están latentes, una vez que Casillas ya no cae en gracia como antes...

Artículo publicado en el blog de J.M. Rodríguez Pardo.

Like This Post? Please share!

  • Share to Facebook
  • Share to Twitter
  • Share to Google+
  • Share to Stumble Upon
  • Share to Evernote
  • Share to Blogger
  • Share to Email
  • Share to Yahoo Messenger
  • More...

1 comentario :

Leave a Reply

Scroll to top
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información