No hay sexto malo


¡Iscooo, Iscooo, Iscooo! se coreó sin cesar en la temporada pasada, cuando toda España veía surgir un nuevo ídolo para el fútbol nacional, un joven de oro, el nuevo Zidane. Pero hoy, ¿cómo está Isco? ¿Dónde están las encuestas promoviendo el banquillo para James y Bale que casi desencadenan guerras entre España, Gales y Colombia por tocar a sus niños mimados? 

La prensa ya no hace campañas y algunos tímidos pitidos han sonado en los campos cuando Isco pierde un balón. El año pasado, no paraban de defender su gran capacidad de sacrificio, el cómo a pesar de no jugar en su posición se ponía "el mono de trabajo" y aportaba en defensa y en ataque. Sin embargo, este año, jugando más adelantado, algunos le disculpan por la falta de adaptabilidad al nuevo sistema de Benítez e incluso en la crónica del diario ABC dicen que el pobre debe estar confundido por hacerle jugar ahora sí su lugar (si, de risa).

Por su parte, la afición está dividida. Mientras la temporada pasada era casi unánime la adoración al malagueño y se discutía en prensa, foros y podcasts la gran injusticia de poner a jugar a James o a Bale antes que al Golden Boy, hoy los comentarios van de extremo a extremo. Durante los partidos los aficionados circulan Vines con sus regates (vale decir, videos estratégicamente cortados hasta antes de perder el balón) y lanzan tuits ensalzándolo, "Isco es disfrutar del fútbol", "Yo le vi jugar", "Clase", "Magia pura", "Jugón", "Infatigable", pero seguidos estaban cada vez gana más voces en contra de máximo reproche, especialmente durante los dos últimos encuentros: "Partido horroroso", "No tiene ideas", "No tiene físico", "Lento", "Chupón", "Suplente indiscutible", "¿Se quedó en el vestuario?". Gran parte del rechazo actual a Isco puede deberse a una reacción natural frente a la prensa española, la cual es detestada por gran parte de los seguidores del Real Madrid. Pero hay otra gran parte de sus detractores, que simplemente lo ven en el campo excediéndose en los regates, perdiendo balones y no conduciendo bien el ataque.

Como colombiana el año pasado era imposible opinar sobre Isco porque era visto como una defensa a James y una falta de objetividad, pero este año, que ya James por fin es el gran genio para todo el mundo, afortunadamente vuelve mi libertad de expresión. Es evidente que sus últimos partidos no han sido para nada brillantes y frente al Málaga se le vio ofuscado, fallón e incluso egoísta. ¿Pero tan diferente está jugando el malagueño con relación a la temporada anterior? Analicemos algunos de sus números*. 

El año pasado Isco presentó un 88% de acierto en pases frente a 87% de esta temporada, tuvo puntería entre los 3 palos en un 57% de tiros a puerta ante un 36% actual, logró el 43% de sus duelos, entradas y robos de balones frente un 41% en estos 6 partidos, y en cuanto a regates se refiere pasó de tener éxito en el 56% de sus intentos a un 40% de este año, bajando también la cantidad de fintas por partido de 4.5 a 2.5. Es decir, su rendimiento no ha cambiado considerablemente en los pases o a nivel defensivo, pero si en puntería al arco y especialmente en su máxima cualidad, los regates. Estos sí han sido desastrosos y la afición lo resiente. Retiene el balón, hace lento el juego con sus gambetas inútiles en el medio del campo (fabulosas en los videos, eso sí), le falta verticalidad y parece tomar demasiadas decisiones equivocadas.

Ahora bien, si lo comparamos con los demás del equipo, es cuando se complica todo. Nadie duda de la calidad de Isco, pero el problema es que los demás están mucho mejor que él. Benzema, Cristiano, James, Bale, Kovacic y hasta Marcelo, tienen mejores números en ataque. Por ejemplo, comparándolo con el recién desempacado Kovacic, el croata le gana en acierto en pases (89% frente a un 87% de Isco), puntería en tiros entre los tres palos (100% frente a 36%), las entradas y recuperación de balón (43% ante un 41%) y en regates (46% frente a 40%). ¡Este mini Modric si que ha sido un gran fichaje! 

Increíblemente Marcelo, nuestro gran especialista en perder balones, le gana en los regates logrados (50% frente a un 40%) y ni qué decir de la recuperación de pelota, donde el brasileño ocupa el primer lugar e Isco el puesto 12. Por ello, a pesar de tener tantos fallos en defensa y pérdidas de balón (Marcelo es el primero e Isco el tercero en este aspecto de toda la plantilla), Marcelo se destaca en robar balones, romper líneas, llegar al área y hacer centros invaluables. De todas maneras juegan en posiciones diferentes y no compiten entre ellos por un puesto en el 11.

Frente a Cristiano y Benzema, los goleadores en este momento del Madrid, Bale o James, tampoco mucho a discutir, pues Isco no tiene gran capacidad goleadora. Si hablamos de visión de juego, Benzema y James lo dejan en pañales. A pesar de haber dado dos excelentes asistencias de gol en los últimos partidos, e incluso haber hecho dos goles mal anulados en el partido contra el Málaga, no compensa con los otros aspectos de su rendimiento en la cancha para ganarles el puesto. Incluso, el gol en contra que recibió el Madrid con el Athletic, nació de una pérdida de balón suya, la cual fue afortunadamente compensada con el pase de gol posterior. Quizás pueda ser que se le esté exigiendo demasiado y no esté físicamente óptimo para mostrar su talento, pero por ahora, la gran magia de su juego, parece está más en desaparecer y aparecer en momentos del partido o en hacer goles fantasma.

Siendo así, cuando todos los lesionados vuelvan de la enfermería, Isco tendrá muy complicado jugar de titular, a menos que sea para darle descanso a los demás o para entrar de revulsivo cuando seguramente mostrará lucidez y marcará la diferencia cuando los otros tengan un mal día. La cuestión es que sino juega, no mejorará y sino mejora, no jugará. Y ya sabemos lo mal que le sienta la suplencia. Volverá a quejarse e incluso se rumora que pediría traslado en enero, una pena pues es un gran jugador, pero quizás después de tres temporadas se asumirá que el Madrid no es para él. Aun guardo la esperanza que suba el nivel y que el nuevo corte de pelo le haga el efecto contrario a Sansón. Ya veremos qué pasa.

A los mojabragas del malagueño, igual no les importa mucho las estadísticas como me lo han dicho varios, porque "la grandeza no se mide en números", y seguirán coreando felizmente y sin sentido su nombre en los campos españoles, eso no tiene duda. La realidad es que Isco tiene en este momento a cinco jugadores por encima de él. Pero bueno, no hay sexto malo, no?

*Estadísticas tomadas de squawka.com y whoscored.com

Like This Post? Please share!

  • Share to Facebook
  • Share to Twitter
  • Share to Google+
  • Share to Stumble Upon
  • Share to Evernote
  • Share to Blogger
  • Share to Email
  • Share to Yahoo Messenger
  • More...

2 comentarios :

Leave a Reply

Scroll to top
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información